EN CONTRA DEL COPAGO Y DE MÁS RECORTES SOCIALES

29 July 2014

Las Comunidades Autónomas y el Consejo de Política Fiscal están estudiando propuestas para aplicar nuevos copagos y recortes sociales. Las organizaciones de pacientes crónicos más importantes del Estado manifiestan públicamente su rechazo frontal a estas medidas.

Este mes de julio hemos sabido que el Estado Español ha perdido 11.839 millones en la venta de Catalunya Banc al BBVA. Esta cantidad se acerca a los recortes en sanidad y educación efectuados hasta el 2013, que suman 13.800 millones. Con este importe, en palabras de Mariano Barbacid, exdirector del CNIO (Centro Nacional de Investigación Oncológica), “la ciencia española daría un vuelco”.

En este contexto, el Consejo de Política Fiscal y Financiera estudia propuestas de “optimización de recursos públicos remitidas al Ministerio de Hacienda por las Comunidades Autónomas, que buscan afrontar su problema de deuda, un problema contraído, en última instancia, con entidades bancarias.

Entre las propuestas, destaca la aplicación de nuevos copagos y recortes sociales. Algunas de las medidas que más podrían afectar al colectivo de pacientes crónicos son el copago por asistencia a consulta médica y urgencias, en transporte sanitario y el euro por receta. Por otro lado, se incluye la propuesta de retrasar la entrada en vigor de las prestaciones asociadas al reconocimiento del grado 1 de Dependencia, lo que perjudicaría a muchas familias que esperan ayuda urgente.

Los involucrados están notando ya los efectos de los copagos allí donde se han implantado, que pueden llegar a situaciones de serio riesgo sanitario. El impacto de los copagos en la salud de los pacientes es objeto de permanente estudio en países como EEUU, donde no se dispone de un sistema universal sanitario. El último informe, publicado en Health affairs, indica que eliminarlos mejora el seguimiento de los tratamientos, desciende las complicaciones hasta un 35% y, en consecuencia, reduce el gasto sanitario un 70%.

Implantar estas medidas después de que cada ciudadano español cotizante haya pagado 800 euros para que el Estado regale Catalunya Banc al BBVA es injusto y vergonzoso. Pero, además, a la luz de los informes especializados, es estúpido. Encima, los datos oficiales reflejan la falta de rentabilidad de la concentración de entidades bancarias en España, cuyo gran tamaño supone un riesgo sistémico, según los expertos.

Si los impuestos no financian beneficios sociales sino que pagan deuda pública a los bancos y los recortes no reducen la deuda sino que financian operaciones bancarias no especialmente recomedables, mientras que los bancos solo dan crédito a un interés muy alto, muchos ciudadanos podríamos preguntarnos si no estamos pagando lo mismo varias veces al mismo beneficiario a cambio de nada.

Para leer el comunicado conjunto de las organizaciones españolas de pacientes crónicos, haga clic aquí.

Tags: 

  • Actualització covid
  • Pulsera QR