DETECCIÓN PRECOZ: la batalla que se puede ganar

3 April 2014

Los métodos de diagnóstico actuales solo detectan la demencia cuando el paciente ya está enfermo y el deterioro de su cerebro se encuentra en un punto irreversible. La detección temprana antes de que el daño cerebral sea definitivo es uno de esos cambios radicales que tanto nos gustaría ver.

El alzhéimer en los medios de comunicación

Con frecuencia aparecen en los medios de comunicación generalistas noticias sobre logros científicos que apuntan hacia cambios radicales en la lucha contra demencias como el alzhéimer. A las pocas líneas, la lectura del texto descubre el estado incipiente en que se encuentran realmente las iniciativas, y da a entender que el lector ha sido víctima de un titular exagerado. Esta situación produce desánimo y renueva la tristeza de las personas que han visto su vida afectada por la enfermedad.

Una función esencial de las organizaciones como la nuestra, la federación catalana de AFA, es velar por la circulación de informaciones fidedignas sobre los temas que nos conciernen, lo que principalmente llevamos a cabo distribuyendo por nuestros medios las noticias que entran en esa categoría. Por otro lado, también consideramos que no debemos ser negligentes a la hora de exigir a los profesionales correspondientes prudencia y honestidad en el manejo de la información.

 

Los últimos pasos decididos

En el primer trimestre de este año 2014 han tenido lugar algunos pasos decididos en el terreno del diagnóstico temprano, que en algunas ocasiones han aparecido en la prensa bajo titulares excesivos.

A principios de marzo, un estudio publicado en la revista Nature Medicine daba pie a la noticia de que un análisis de sangre podía predecir el alzhéimer. El estudio identifica el papel de los biomarcadores sanguíneos en la detección del deterioro cognitivo. Estos biomarcadores, que son un conjunto de diez lípidos, anticipan la aparición de la enfermedad con un 90% de precisión y una antelación de entre dos a tres años. Sin embargo, el hallazgo tiene que confirmarse en estudios posteriores.

A finales del mismo mes, otro estudio, aparecido en Cell Reports, anunciaba la identificación de otro tipo de indicadores precoces: proteínas malformadas que aparecen en el líquido cerebroespinal. Estas moléculas serían las precursoras de las placas de amiloides típicas del alzhéimer. Se cree que podrían generarse años o quizás décadas antes de la aparición de las placas amiloides y de los síntomas clínicos, por lo que su detección eficiente sería un enorme avance. Cn todo, una vez más, son necesarios muchos estudios futuros para dar a este logro una aplicación clínica .

 

¿Qué tenemos al alcance?

Se avanza en el conocimiento de las causas del alzhéimer, pero queda mucho por resolver, tanto que no podemos anticipar cambios importantes en la situación general de la guerra contra la enfermedad. Los logros en cuanto a medicación, vacunas, etcétera, van a la zaga de la investigación sobre la etiología, de la cual dependen y sin la cual son imposibles. Con prudencia y honestidad, tenemos que confesar que las soluciones están muy lejos.

Sin embargo, los logros conseguidos ya han producido transformaciones en la realidad de los afectados. En los últimos años, siguiendo igualmente el ritmo de la investigación, ha tenido lugar un cambio de paradigma en la asistencia, en busca de la calidad, y ha entrado en escena ese actor que produce esperanza, la detección precoz.

El diagnóstico temprano y la nueva manera de entender la asistencia no van a conjurar la presencia de la enfermedad, pero transformarán la manera en que la vivimos, a través de convertirla en un proceso mucho menos traumático. Es lo mínimo que podemos pedir y lo máximo que está a nuestro alcance. Es la batalla que ahora se puede ganar.

Tags: 

  • Actualització covid
  • Pulsera QR